CANCELAR
Síguenos:
El tiempo - Tutiempo.net
Buscar
www.mundotamaulipas.com
Opiniones   >   El segundo frente... Por: Miguel de la Rosa
El segundo frente... Por: Miguel de la Rosa
06 de Diciembre del 2017

La idea de crear el Frente Ciudadano por México, inició cuando el joven Anaya recibió las primeras encuestas y con seria inquietud, se dio cuenta que su partido, el PAN, solo no podría   ganar la presidencia de la república en 2018.

Luego pensó en su principal escollo: la esposa del expresidente de México, a quien hasta ese día, lo consideraba su amigo. Se acordó que Felipe Calderón lo había nombrado subsecretario de Turismo sin realmente ser su amigo, pero la ambición de ser Presidente de México lo obsesionaba, al grado de hacer a un lado, los valores que le habían inculcado en su casa paterna.

Había escuchado en varios desayunos con gente de amplia cultura de su partido la frase “el fin justifica los medios”, atribuida erróneamente a Maquiavelo y a partir de ahí, esas 5 palabras concatenadas, lo atraparon y las hizo suyas.

Ya después, en el colmo del despojo de sus propios valores, escuchó que ese mismo personaje recomendó al Príncipe, que era importante ser querido y amado por el pueblo, pero como ambas condiciones generalmente no se daban al mismo tiempo, entonces era preferible ser temido.

La lógica indica que ser temido ayuda en el ejercicio del poder, pero quien lo ejerce basado en el temor, termina por ser odiado y odioso.

La idea de crear el Frente lo vislumbra cuando percibe que Margarita Zavala no se prestaría al juego que desde la presidencia del PAN quería imponer a toda costa. Sí tenía que atropellar a la militancia, traicionar a quienes lo habían impulsado e imponerse a todo aquel que disintiera con su forma de ser o de actuar, no le importaba, mientras prevaleciera la idea de conquistar el poder público.

Para su desgracia, los intelectuales orgánicos de su partido, no le enseñaron la invaluable frase del célebre inglés Lord Acton, que a la sazón dice: “El poder tiende a corromper y el poder absoluto, corrompe absolutamente”.

Entonces tomó el teléfono y le marcó a la Barrales, presidenta del PRD, quien como el personaje Harry Haller, de la novela de Herman Hesse, El Lobo Estepario, es un ser complejo y atribulado. El sabe que Alejandra quiere cohesionar a sus compañeros de partido y que él necesita que eso suceda, pero los dos saben que ante los embates de las tribus que conforman al PRD y el éxodo de miles de ellos a MORENA, es difícil, pero no imposible. El joven Anaya sabe que sumar al PRD a su causa, es una de las alternativas para ser competitivo contra del PRI y MORENA.

 

El joven Anaya reconoce que le ahoga la ira al acordarse que su familia y él mismo fueron expuestos a la opinión pública con un alto grado de opacidad en la conformación de su patrimonio. En su mente ronda la idea que es culpa del PRI o del gobierno, entonces el coraje almacenado e su pecho, lo impulsa a continuar su lucha contra el régimen y contra todo aquel que no esté de acuerdo con su candidatura.

Por eso, a pesar de que poco o nada representa el Partido Movimiento Ciudadano (PMC) en cuantía de votos, le llamó al dirigente y lo invitó a sumarse al Frente. Le prometió posiciones electorales en la contienda del 2018 y cargos en su gabinete al llegar a la presidencia. La sonrisa dantesca del líder lo dijo todo: es lo que esperaba para salir a medios para conseguir uno cuantos votos, ante la amenaza que tiene el PMC de desaparecer.

Ya puestos de acuerdo, se lanzan a la prensa y anuncian la alianza de esfuerzos conseguida a pesar de no tener coincidencias ideológicas. A pesar de que el PAN le asestó un supuesto fraude al PRD en la contienda presidencial en el 2006.

La sonrisa de los 3 en los medios de comunicación reflejó una alegría inusitada. Así,  transitaron en paz hasta que apareció el “prietito en el arroz”: el jefe de gobierno, Miguel Ángel Mancera,  levantó la mano y anunció que el también aspiraba a ser candidato a la presidencia por ese Frente.

El encuentro en privado, Mancera-Barrales, definió compromisos que pactaron nadie se enterara, pero que definitivamente modificó los compromisos entre los 3 dirigentes que armaron el primer Frente.

Ahora, el segundo Frente que está en ciernes, ya se ha vuelto un dolor de cabeza para el joven Anaya. El muchacho, a quien el dicen “cabeza de cerrillo” porque incendia todo lo que toca, sufre cuando le pasan las encuestas donde el Jefe de Gobierno lo supera. Le duele sentir que se le evapora la candidatura.

La alegría que le dio la creación del primer Frente ya se transformó en preocupación cuando le crearon el segundo Frente.

Ni modo, a esperar.

PUBLICIDAD
TE RECOMENDAMOS
CATEGORÍAS POPULARES
REDES SOCIALES
© Copyright 2017 - Mundo Tamaulipas
Desarrollado por